Hombres infieles

Todas las madrugadas me encuentro con él.

Zigzaguea lentamente por Sant Eusebi,

mientras habla por el móvil.

Descubro en su tránsito algo que me es familiar:

ese paso vacilante de los hombres infieles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *