pena máxima

La pena máxima para los culpables
Decía en la caja
-Que estaba cerrada
–se escucha un televisor
—Un timbre de Internet
—-más bien de skype
-vengo, vengo
mi casa o no será mi casa
El dado andando
Otro hostal, otra noche
Quien tuviera dos espaldas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *