Lorazepam

Extraño esos meses

cuando la paz química

sedaba mis nervios.

 

El dolor de la vida

era una cuestión ajena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *