Jabón

                                             a J. M.

Cuando el jabón

no alcanza

para lavar los pecados

 

vuelvo a cargar la cruz.

 

Resignadamente

me acerco al calvario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *