Vida

Patada en el hígado;

navajazo en la cara;

descarga en el corazón.

 

¿Cuántas vejaciones

necesita mi cuerpo

para dejar de amarte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *