Diez

En la estación

las uñas marcadas por oficios domésticos

se disfrazan para cubrir surcos de colores anteriores.

 

Los tacones

descubren muchas pisadas para llegar aquí.

 

Cada marca de piel,

cada doblez de sus ropas

 

acusan un cuerpo

sometido 

a los catres rotativos del invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *