Cuatro

Hay un hombre sin dentadura

que me sonríe entre sombras.

Su rostro muestra una obscura caverna:

una forma del silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *